Bienvenidos

Intentando entender el presente con trozos de nuestro pasado

lunes, 23 de abril de 2012

31 Enero 1911 La noche Trágica


A cosa de mediodía empezó a desarrollarse en esta zona un temporal de agua y viento, haciéndose éste más violento a medida que avanzaba la tarde.
Como el día había amanecido con buen tiempo, salieron como de ordinario a sus faenas casi todas las barcas pesqueras de los puertos de la costa, sorprendiéndolas por la tarde el brusco cambio del estado atmosférico.
A cosa de las cuatro de la tarde el temporal se hizo imponente, soplando fortísimas rachas de viento del E. y del N.E., que ocasionó muchos naufragios de las barcas que no tuvieron tiempo de refugiarse en sitio seguro de la costa.
Varias de las barcas de las matrículas de Vilasar, Badalona y Mataró, que pescaban sardina en aguas de Barcelona, consiguieron refugiarse en este puerto, pero otras, no pudiendo hacerlo, pidieron auxilio, lo cual fue visto por el vigía de Montjuic, que inspeccionaba minuciosamente el horizonte, comunicándolo a la corporación de prácticos.
Estos, al tener noticia del peligro que corrían dichas embarcaciones, dispusieron salieran en su busca los remolcadores Cataluña y Montserrat, lo cual hicieron éstos prontamente, recorriendo la costa, encontrando a 5 de dichas barcas, que pescaban sardina, remolcándolas a este puerto.
Vanguardia 1-2-1911


La explicación del servicio Meteorológico de Catalunya un siglo después:


“Después de diversos días seguidos de bonanza, el día 31 de enero de 1911 se levantó de nuevo con el mar calmado y el cielo entre sereno y un poco nuboso, por lo que los pescadores salieron como cada día a faenar. A media mañana, sin embargo, una masa de nubes muy compacta comenzó a meterse desde levante hacia poniente e hizo encender las luces de alarma, pero la velocidad a la que el frente se desplazaba era demasiado rápida para que las barcas que se encontraban mar adentro pudieran regresar a la costa. El viento comenzó a soplar muy fuerte, primero de ‘gregal’ y después de levante y ‘xaloc’, el mar se embraveció rápidamente y, según las crónicas de la época, las olas superaron los 8 metros de altura en el puerto de Barcelona(…). Las rachas de viento alcanzaron los 80 km por hora”.


 
Al día siguiente se comenzó una campaña benéfica para recoger fondos, incluso se recibió ayuda del extranjero, hay que tener en cuenta que en aquella época la muerte del cabeza de familia dejaba en una situación difícil a la viuda, y en algunos casos habían desaparecido familias enteras en el temporal. Con este objetivo se editó una postal recordatorio de la “Nit terrible” con una pequeña estrofa que explicaba el desastre vivido,

De fills de les nostres platges
¡ho mar, bé te n'has dragat!
En les lluites de la pàtria
tu també en vols prendre part.








Según la Vanguardia el total de muertos en Catalunya  fué 83.


Los pescadores de Badalona fueron 11:

Joan Grau Canals,
Francesc Vidal Giralt,
Pasqual i Joan Blanch Barbosa,
Joaquim Camps Vidal,
Salvador Fonollà Giralt,
Pere Grau Vidal,
Andreu Grau Olivé,
Francesc Teixidó Teixidó,
Gaspar Teixidó Ventura i
Bonaventura Jané Mayolas.


Meses más tardes los estudiantes de Barcelona hicieron una colecta y fueron casa por casa repartiendo el dinero recaudado entre las familias que habían perdido a un familiar.


Llegada de los estudiantes a Badalona


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario